Más Información sobre el Software Libre en el INCE

Para Jorge Molina, estos cursos han sido un poco difíciles, debido a que el ambiente Linux, según él, no es fácil de aprender. Por ello, es que “tenemos tiempo capacitándonos con respecto al manejo de este software”. El Ince Táchira cuenta con la capacidad de un Ince industrial, uno de construcción, textil, agrícola, móviles, turismo y el centro de San Antonio y en este momento todos se están capacitando en el manejo de Linux, para así empezar a trabajar este software en San Cristóbal.

Según Jorge Molina, el día 30 de junio de 2005, Enrique Ortiz realizó en la ciudad de Cumaná una entrevista al señor Rafael Rico, Asesor del Ince en informática, para así dar a conocer información sobre el software libre en Venezuela.

De acuerdo con Rafael Rico, “en Venezuela se ha sacado adelante un decreto (el 3390), que defiende la utilización en la administración pública del software libre. El software libre, tal y como se entiende internacionalmente, no representa simplemente un ahorro económico, por no pagar licencia propietaria, sino que, además, posee un alto contenido ideológico muy en consonancia con la línea del proceso de cambio que viene viviendo Venezuela, país que apuesta por su soberanía nacional, no sólo en lo político, sino también en todos los demás terrenos, y el tecnológico es fundamental para apostar por la soberanía”.

Además, hay que entender que la tecnología, y el conocimiento en general, constituyen la base del progreso y el bienestar social. Si ese conocimiento se privatiza, las empresas privadas, las multinacionales y los polos de poder pueden controlar el progreso de los países que dependen de esos emporios. La única manera de evitar esto es liberar el conocimiento y la tecnología, por eso, el software libre es fundamental en esto. No se trata de aplicaciones, sino de un asunto ideológico que no sólo contempla la cuestión informática sino también las distintas ramas del saber.

Según Rafael Rico, se puede argumentar desde un punto de vista pragmático, que el software libre es beneficioso por su evidente ventaja económica, y de hecho hay grandes empresas privadas que lo utilizan, lo cual representa una de las grandes contradicciones del capitalismo: existen empresas privadas que ven en el software libre un beneficio económico y apuestan por una línea ideológica que va en contra de la propia esencia del capitalismo, que es la propiedad privada.

Evidentemente el software libre incrementa el beneficio de la empresa que lo utiliza, no de la que lo patenta. Hay un beneficio económico, pero lo que realmente importa es el beneficio ideológico, la defensa de la soberanía. Esto reporta más ventajas que la meramente económica. También está la ventaja social, al permitir que todos los técnicos participen en el desarrollo del nuevo producto. Además, tiene un impacto en la seguridad: “si tiene el código abierto, no es una caja oscura en la que no se sabe lo que hay. En cambio un producto patentado que es una caja negra, no se sabe qué contiene, no se puede asegurar que no tenga una puerta trasera, o un agujero de seguridad; sin embargo, en un producto abierto se puede entrar y revisar si hay algún problema de seguridad y resolverlo”: así lo afirmó Rafael Rico, Asesor del Ince en informática.

En fin, el software libre tiene una serie de ventajas evidentes además de la económica, y sobre todo este mundo apuesta que en el siglo XXI se va a romper un paradigma. La idea es poner las tecnologías de información y comunicación al servicio social, no al servicio económico. Ese es el objetivo.

Para Rafael Rico es importante que la gente conozca que el software libre no significa “ gratis ”. La confusión existe porque en inglés la palabra es la misma para ambas cosas. En español eso no ocurre, la palabra libre, se diferencia bastante de “ gratuito ”. Ya que si se quiere adquirir un producto libre, se necesita que alguien lo instale, una asesoría, una implantación y luego una adaptación y un mantenimiento. Esas cuatro fases las puede cubrir perfectamente una empresa mediana o pequeña, una cooperativa o un particular, con lo cual se asegurará que la gente que quiere vivir del software, puede entrar en el mercado como desarrollador, asesor, implantador, adaptador y soportador, es decir, añadiéndole valor a su trabajo.

Los procesos sociales suelen ser sumamente inerciales. En este momento, por ejemplo, el cambio a software libre parece enfrentar mucha resistencia, pareciera incluso que existe un gran temor y dudas acerca de su empleo. Según Rafael Rico, no es tan difícil migrar los escritorios, “ya que sin duda existe una gran resistencia al cambio, por temor a lo desconocido. La gente suele sentirse torpe cuando se enfrenta a un computador por primera vez. A la gente le costó en alguna medida enfrentarse y adaptarse a Windows, por citar el caso más importante, de manera que, con lo que le costó, tienen miedo de volver a iniciar ese proceso de aprendizaje. Pero hay que pensar que la comunidad internacional del software libre es consciente de la dificultad en este aspecto y de que hay que desarrollar un entorno amigable, fácil de instalar y gestionar”. De hecho, ha ido mejorando porque siempre el aspecto, digamos, más difícil de la implantación de GNU/LINUX es la gestión, implantación, instalación, que le resulta complicado a alguien que no está experto en la materia. Pero eso se ha ido solucionando con el tiempo porque somos conscientes de que la apuesta va por ahí, y el entorno amigable es fácil de utilizar, sigue un poco la estructura de Windows”.

Según Rafael Rico, Asesor del Ince en informática, “las distribuciones amigables para el usuario se hacen de tal manera que, primero, incorporan la mayoría de los drivers en lenguaje libre para que la gente compre sus productos”. Por ejemplo, al fabricante de la computadora “tal”, al darse cuenta de que cada vez hay más usuarios de Linux, se interesa en sacar un driver para su tarjeta gráfica para que se pueda usar. Toda esta complejidad que uno puede tener a la hora de utilizar y gestionar sistemas de ficheros, las aplicaciones ofimáticas, todo eso se ha resuelto de tal manera que uno prácticamente no nota diferencia cuando abre el Open Office con respecto a Word, por ejemplo. El aspecto visual es casi igual al de la suite de Microsoft, por lo cual no va a tener ningún problema a la hora de trabajar. Pero hay que ocuparse mucho más de ese aspecto, porque el objetivo es acercar cada vez más a los usuarios. Además, ese es un proceso exponencial: mientras más usuarios entren, habrá mas gente desarrollando programas, se crearán drivers para más dispositivos... Venezuela puede ser un buen detonante. “Estamos hablando de pequeños programas, pero los grandes programas necesitan de una fuerte inversión. Las grandes empresas con suficiente capital lo pueden hacer, pueden desarrollar grandes productos; a alguien en su casa le es más difícil desarrollar grandes productos. Pero si un organismo público apoya con sus recursos, eso permitiría un desarrollo exponencial, que veremos dónde desemboca”. Información suministrada por Rafael Rico.

En el caso del software, “cualquiera en su casa puede programar e incorporar su aportación a un proyecto de desarrollo. Cada uno hace una pequeña parte, lo que termina haciendo un todo inmenso. Aunque solo colabore un 10% de la gente que usa ese software se puede hacer algo bastante ambicioso, incluso por encima de cualquier empresa privada. En el caso del hardware la gente no puede desarrollarlo en su casa, se necesitan recursos, para eso es fundamental una administración pública, que tenga recursos, comparta esa ideología y apueste por la soberanía tecnológica y la ruptura de la dependencia, pidiendo transferencia tecnológica”, así lo expresó Rafael rico, Asesor del Ince en informática.

Fuente: Ing. Jorge Molina, INCE Táchira

El Minep e Ince Iniciaron Migración A Software Libre

Según información suministrada por la página web del Ince, el Ministerio para la Economía Popular y el Instituto Nacional de Cooperación Educativa iniciaron la migración al software libre, atendiendo a las instrucciones del presidente Hugo Chávez, contenidas en el decreto 3,390 promulgado el pasado 13 de julio.

En el Minep y el Ince , el plan de migración de Software libre tendrá una duración aproximada de tres meses, de acuerdo con los cálculos de los técnicos encargados de su implantación en todas las dependencias de ambos organismos.

Este software tiene la particularidad de que una vez obtenido puede ser usado, copiado, estudiado, modificado y redistribuido libremente, con un gran ahorro para el estado, que debe proveer este tipo de programas para cada una de las computadoras de las redes del sistema de gobierno. Información suministrada por la página web del Ince.

Entre sus ventajas figuran su gratuidad, es de mejor calidad que otros productos usuales, es inmune a los virus, contiene menos errores en su programación y se puede compartir, de acuerdo con los técnicos. El decreto del presidente Chávez establece que la migración de los organismos públicos al software libre debe producirse en un plazo de dos años.

En el Minep y el Ince el proceso, de acuerdo con los técnicos, podría llevar unos tres meses. Se iniciará con la implantación del programa Open Office, posteriormente el Firefox, que se utiliza para navegación y finalmente, el Linux como sistema operativo. Esta gradualidad en la instalación tiene el propósito de ir acostumbrando a los usuarios a la utilización de programas diferentes a los que hasta ahora acostumbraba. En ambos organismos ya se inició la primera etapa, que consiste en el adiestramiento de sus técnicos en informática en el software libre, su instalación y utilización. Una segunda etapa consistirá en la instalación gradual en todas las computadoras y la enseñanza a los usuarios. Información suministrada por la página web del Ince.