Sociedad Agrícola

La sociedad agrícola corresponde al periodo de tiempo caracterizado por la exclusiva dependencia económica de productos agrícolas. De allí surge un modelo económico en donde se esbozan los elementos tierra, trabajo y capital como fundamentales para el desarrollo de la economía de un pueblo. Bajo este modelo económico existen diferentes actores como son los terratenientes, los campesinos, los exportadores y distribuidores. Cada uno con papeles diferentes y con un status marcado por el ingreso obtenido.

   

En una sociedad como la actual, la materia prima representa un porcentaje de la cadena de producción, tal vez el que menos valor posee y el que mas esfuerzo genera. Es la ciencia y la aplicación de conocimientos los que dan un valor agregado a esa materia prima, por ello, ser país netamente agrícola en el mundo de hoy trae como consecuencia bajos niveles de calidad de vida y una posición marginal y poco o nada competitiva frente a los demás países.

 

Tomando como ejemplo el cultivo del café, analicemos que "actividades" del proceso se llevan
a cabo en países agrícolas.

 

Sociedad Industrial

 

La Sociedad Agrícola permitió optimizar la producción de alimentos en cantidad y calidad, pero con menos mano de obra. De esta manera, preparó el camino para la Revolución Industrial que reemplazó el trabajo artesanal por el de máquinas mecánicas. Se registró un excedente de mano de obra rural que, con el tiempo, se convirtió en la fuerza de trabajo de las fábricas industriales de las grandes ciudades.
En la primera mitad del siglo XVIII, el inglés Thomas Combe inventó una maquinaria hidráulica para hilar seda. Este fue el comienzo de una serie de experimentos que permitieron producir a los británicos -en el último cuarto de siglo-, grandes cantidades de telas de algodón norteamericano a bajo precio.

En la segunda mitad del siglo XVIII, el artesano comenzó a ser cada vez más dependiente del mercader o comerciante. Una de las razones fue que, al ampliarse el mercado, perdió el contacto directo con los clientes. Al producir para compradores cada vez más lejanos, el mercado comenzó a ser cada vez más abstracto. Se trabajaba para un posible comprador del que sólo el mercader conocía sus gustos. Este, no sólo ubicaba los productos del artesano, sino que también le indicaba el estilo del artículo a elaborar y le financiaba la provisión de materias primas. El artesano, cada vez más endeudado terminaba siendo prácticamente un asalariado dependiente del mercader. Así se pasó del taller artesanal a la fábrica industrial, especialmente desde comienzos del siglo XIX.

Continuando con nuestro ejemplo, analicemos ahora qué "actividades" del proceso se llevan a cabo en países industrializados.

De una sociedad agrícola a una industrial.
Como consecuencia se difundió masivamente el tipo de producción asalariada. Muchos pequeños campesinos tuvieron que vender sus tierras que, en adelante, producirían a gran escala. El granjero se convertiría en un asalariado industrial. Desde mediados del siglo XIX, las potencias europeas lucharon por el dominio de Africa y Asia. En China, las grandes ganancias del comercio del té, la seda y el opio, hicieron que los europeos se interesaran en la región. Aunque los chinos trataran de resistir la penetración occidental. Fue en 1867 cuando los obreros de las ciudades consiguieron su derecho a votar. En 1884, tuvieron la misma suerte los trabajadores rurales. Era una época de protestas sociales que se evidenciaron en huelgas y protestas en reclamo de mejores condiciones de trabajo.
En el siglo XIX también se desarrollaron las comunicaciones como la navegación, el ferrocarril y el telégrafo. El carbón, el vapor y la fuerza hidráulica fueron los principales recursos energéticos. Al fines de siglo, la electricidad pasó a primer plano en la experimentación sobre su aplicación.


Con la industrialización aparece un nuevo tipo de cultura que se impone sobre las formas culturales agrícolas.

 

 

Sociedad del Conocimiento

 

Ahora bien, pensemos que países realizan el proceso que convierten el grano seleccionado en el aromático "polvillo" de café?

El término sociedad de la información o sociedad postindustrial tiene sus orígenes en los sociólogos Alain Touraine –francés y Daniel Bell, estadounidense que en 1969 y 1973 publicaron sus obras en las que hablaban de la sociedad postindustrial como estación término de una evolución de la industria que se ha visto acompañada de transformaciones sociales específicas. Es decir, se puede considerar que teóricamente el concepto actual de sociedad de la información tiene un cuarto de siglo de existencia.

La sociedad de la información comenzó a ser ampliamente estudiada a finales de los setenta y además de los sociólogos antes mencionados Marc Porat y Vitor Fuchs establecieron y divulgaron la base que habría de sustentar los planteamientos de la sociedad informatizada; llegaron a la conclusión de que el continuo crecimiento del sector servicios le había llevado a rebasar en dimensiones a los otros sectores económicos tradicionales: el agrícola y el industrial. Esté fue uno de los primeros signos observados del progreso de la nueva sociedad.

Zbigniew Brzeinsky , profesor de Ciencias Políticas y consejero del presidente Carter, publicó en 1970 su obra La era tecnotrónica, y en ella afirmaba que en la sociedad tecnotrónica la mano de obra industrial se traslada a los servicios, y la automatización y la cibernética reemplazan a los individuos que manejan las máquinas.

Naturalmente en la década de los sesenta, reluce con luz especial el universo de McLuhan, prediciendo el advenimiento de la aldea global, que el fenómeno Intranet/Internet, junto con las otras tecnologías de la información y la comunicación están siendo posibles.

 

Los gobiernos de los países occidentales se sintieron fascinados en la década de los setenta por el advenimiento de las sociedad de la información y comenzaron a impulsar estudios y proyectos pilotos que permitieran prever el impacto de la convergencia entre la informática y las telecomunicaciones y que dieron lugar a numerosos informes gubernamentales en Canadá, Francia, Suecia, Japón e incluso en España. De todos ellos, el más famoso y difundido fue sin duda, el informe Nora y Minc.

Este informe fue auspiciado por el Presidente de la república Francesa, Valery Giscard D’Estaing que encargó a su inspector general de finanzas en 1976, se hiciera cargo de “una misión de exploración” con el objeto de fomentar la reflexión sobre la forma de conducir la informatización de la sociedad.

 

James Martín un consultor de sistemas de información, publicó en 1978 una obra, The Wired Society en la que pronostica con gran exactitud el advenimiento de una nuevo modelo social, basado ya no en la relación agricultor terrateniente, ni obrero industrial sino tecnología-hombre.

Años más adelante, Negroponte publica su libro Being Digital en el subraya la importancia de la información en esta sociedad y plantea la metáfora del cambio del átomo por el bit, este último como mínima expresión de la información.

 

De ahí en adelante teóricos y sociólogos analizan el fenómeno subrayando como elemento fundamental de esta sociedad un intangible, el conocimiento, traducido en desarrollos científicos y aplicación de tecnología en las actividades humanas.

Es aquí donde el concepto sociedad del conocimiento toma importancia, ya que al inicio de los 60’s y como se vio con anterioridad, se daba importancia únicamente a la aplicación de tecnología sin suponer que era la investigación la base sobre la que se desarrollaba dicha herramienta como lo afirma Castell.

Al igual que sucede en la sociedad agrícola y en la industrial, existen aquellos que atesoran el poder y otros que se subyugan a sus órdenes, en este caso, se afirma, “quien tiene el conocimiento tiene el poder” y los demás asumirán su papel de “meros consumidores” de información, lo que podríamos llamar obreros en la sociedad del conocimiento. Esto en palabras de Castell, hace referencia a un nuevo modelo social marcado por los inforicos y los infopobres.

Por su parte, para Joyanes, existen unos pilares fundamentales sobre los que se desarrolla esta sociedad. Es aquí donde nos detendremos a conocer cada uno de ellos. Redes de computadores, autopistas de la información, multimedia soportada en la tecnología hipertexto y la realidad virtual.

       
 

Continuemos con las actividades