URI-CANIA

LA ENSEÑANZA DE LA HISTORIA DE VENEZUELA PROBLEMAS Y PERSPECTIVAS ACTUALES

Autora: Gladys Teresa Niño Sánchez. Historiadora. Egresada de la Escuela de Historia de la Facultad de Humanidades y Educación de ULA. Docente Investigadora, adscrita a las Cátedras de Historia de Venezuela y Latinoamericana del Área de Historia del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Los Andes Táchira. Tesista de la Maestría de Historia de Venezuela, Unidad de Postgrado de la Universidad Católica Andrés Bello  de Caracas.

E-mail: gterenino@hotmail.com

            Durante las tres últimas décadas del siglo XX y en los albores del III milenio, se ha generado en Venezuela un debate enjundioso en torno a la enseñanza de la Historia de Venezuela, asignatura obligatoria en los programas correspondientes al área de los  controversiales, llamados hoy,  “Estudios Sociales” de la Educación Básica y Media Diversificada del actual Sistema Educativo Venezolano.

En  este sentido, se ha propagado entre los docentes e investigadores con  formación histórica, una honda preocupación, substanciada en una matriz de opinión colectiva en torno al deficiente conocimiento de nuestra historia por parte de los niños y jóvenes en proceso de formación escolar, expresión del rechazo,  desmotivación y menosprecio por la Historia como valor formativo y de aprendizaje necesario en la comprensión global de los procesos vividos por el conjunto de venezolanos ensu devenir social, político, económico y cultural, inmersos en los procesos contemporáneos de América Latina.

Del mismo modo, es perentorio señalar que esta grave problemática se articula con la crisis educativa de carácter estructural que vivimos en Venezuela, cuya complejidad y conflictividad es inherente a una condición “sui géneris”  de subdesarrollo [1] , lo cual compromete al modelo socio-educativo en todos sus ámbitos, sometiéndolo a intereses hegemónicos internos y externos que ponen en peligro su autenticidad y autonomía. Esta reflexión es importante para el debate actual, por cuanto es prioritario desmontar la función de la Escuela en su papel de reproductora social, legitimadora de paradigmas y valores destinados a homogeneizar y neutralizar los procesos sociales y educativos. En esta dirección, tiene pertinencia el análisis crítico del modelo educativo tradicional modernizante en Venezuela, objeto de revisión y de múltiples lecturas y relecturas por parte de estudiosos dedicados a la investigación educativa durante las últimas décadas del siglo XX, cuyos aportes son hoy parte importante de una historiografía sobre la educación y los procesos socio-educativos venezolanos, especialmente los referidos al problema que nos atañe en este artículo,  la enseñanza y  aprendizaje de la Historia de Venezuela.

En consecuencia,  abordaremos dos estudios que sirven de referentes, por cuanto recogen de manera integral el diagnóstico del estado actual de la enseñanza de la Historia de Venezuela, así como algunas propuestas dirigidas al Poder Público y a las Instituciones Educativas responsables de la formación académica y profesional  de los enseñantes de la Historia. Veamos:

            A finales de la década de 1990, se conocen los resultados de la “Encuesta sobre la Enseñanza de la Historia de Venezuela. Análisis Cualitativo y Cuantitativo” [2] , aplicada el 13 de noviembre de 1996 a una muestra de 4.436 estudiantes del 2do año del ciclo medio diversificado, ubicados en cinco ciudades venezolanas: Caracas, Maracaibo, Mérida. Barquisimeto y Maturín. El propósito de esta iniciativa fue medir estadísticamente los rangos vinculados con los contenidos, actitudes y valores imbricados en el proceso de enseñanza y aprendizaje de la Historia de Venezuela, a fin de despejar algunas dudas en torno a las recurrentes críticas y denuncias sobre las deficiencias y deformaciones, potenciadoras de un escaso y superficial conocimiento histórico entre los jóvenes estudiantes del país. Los resultados demostraron que sí atravesamos por una grave crisis educativa, que afecta no sólo la enseñanza de la Historia de Venezuela, amén de las áreas disciplinarias de las Ciencias Sociales / Humanas, sino a todo el Sistema Educativo Venezolano.

En este sentido, son contundentes los resultados cuantitativos elaborados por el CENAMEC [3] , específicamente al evaluar el rendimiento de los estudiantes en Historia de Venezuela, que arrojó un puntaje de 9,80 sobre 20 puntos. El análisis cualitativo pone de manifiesto las deficiencias y carencias de los estudios históricos en el sistema escolar, los cuales son calificados como conocimientos mediocres, pobres, fragmentados e inconexos; reflejo de las formas y estilos cómo se enseña la Historia de Venezuela y como se evalúa la misma. También afirma que la enseñanza y  aprendizaje de la Historia venezolana se sustenta en una visión deformada y deformante de los fines que persigue la Historia de Venezuela en la formación de la Identidad Nacional, pues no existen referentes conceptuales para comprender el proceso de formación de la Nación. Estas observaciones también incluyen a los docentes, enseñantes de la Historia, egresados de Instituciones Superiores. Este constituye uno de los problemas de fondo a tratar en esta crisis educativa, que sin duda  estremece los cimientos de la sociedad venezolana de hoy.

            En 1999, una vez más, se diagnostica el estado actual de la enseñanza de la Historia de Venezuela en el contexto general de la Educación venezolana, ahora con el propósito de conocer sus grandes debilidades y fortalezas.

            La iniciativa surge del área de Educación del Convenio Andrés Bello, propiciador de un proyecto global dirigido al análisis de los factores críticos de la enseñanza de la Historia en los países de América que suscriben  el Convenio [4] , así como de España. Desde esta perspectiva, se aborda el caso venezolano en tres aspectos considerados fundamentales, como son los programas de Educación Básica relacionados con la Historia, los programas de formación docente y los textos y manuales más usados por los escolares de la Educación Básica venezolana.

Se advierte que en el Estado venezolano, se vive una “fase de transición”  de  viejos programas (hasta 1996) a nuevos programas (desde 1997/1998); se identifica como un momento de revisiones, ajustes y modificaciones curriculares de los planes de estudio de los nueve grados comprendidos en las tres etapas de la Escuela Básica. En este sentido, el informe en referencia incluye una serie de conclusiones y recomendaciones, luego de un exhaustivo examen cualitativo de los factores considerados críticos y susceptibles de cambios y transformaciones (Programas Curriculares, Manuales y Textos y Formación del Docente) Se concluye que los programas vigentes (1997) de las tres etapas de Educación Básica y de Media Diversificada conceden a la historia, menos del 5% del número total de horas destinadas a la totalidad de los contenidos, revelando una  “sub-valoración” por los contenidos históricos y una situación de minusvalía  como asignatura curricular; de igual modo, los manuales y textos acusan repetición con fuerte tinte “cronológico”, destinados sólo a la transmisión de valores, creencias y representaciones favorecedoras de la “identidad nacional”, aunque paradójicamente la Historia de Venezuela siga ocupando espacios tan reducidos en el tiempo escolar y se le subvalore como conocimiento formador de “ciudadanos democráticos, solidarios, críticos e integrales”.

También en este informe, se hace énfasis en la deficiente formación de los profesores que enseñan Historia. Este asunto es considerado  centro del debate y se plantea como el factor clave en la resolución de los problemas que acusa actualmente la enseñanza de la Historia de Venezuela.

            En síntesis, estos informes constituyen una mirada crítica, reflexiva y valorativa en torno a la Historia como conocimiento, formadora de valores y de conciencia social, así como  sobre las formas de enseñar y aprender la Historia de Venezuela en el  actual Sistema Educativo. El balance al respecto es desalentador. No obstante, hoy se discuten nuevas propuestas en el marco del Proyecto Educativo Nacional, que anuncia y promueve un cambio educativo, una nueva cultura política y la formación de un ciudadano integral, preparado para los retos de un nuevo milenio trocado en  siglo XXI, delineado sobre los cuatro pilares del proceso de aprendizaje  que visualiza la UNESCO: Conocer (conocimiento-pensamiento), Hacer (investigar-innovar), Ser (conciencia crítica y valores) y Vivir Juntos (tolerar y compartir). Una vez más, en este contexto, se redimensiona el papel de la enseñanza de la Historia de Venezuela y América Latina, así como el compromiso del historiador en la construcción de una cultura de Paz e Integración para los niños, jóvenes y adultos del III milenio.

NOTAS Y REFERENCIAS BIBLIOHEMEROGRÁFICAS

[1] Al respecto, son importantes las reflexiones de la investigadora Profesora Carmen Aranguren, en su obra La Enseñanza de la Historia en la Escuela Básica. Los Programas de Historia de Venezuela en la Educación Básica: un análisis teórico, didáctico y psicopedagógico. Mérida: Consejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes, Ediciones Los Heraldos Negros, 1997. p. p. 11-15.

 

2 Al respecto véase TIERRA FIRME. Revista de Historia y Ciencias Sociales, Nº 60. Año 15 Vol. XV. Caracas, Octubre-Diciembre, 1997. p. p. 545-594. Cabe aclarar que esta encuesta fue una iniciativa del Comité Asesor del Proyecto “Mejoramiento de la Enseñanza de la Historia de Venezuela”, auspiciado por la Fundación Polar y ejecutado por un grupo de profesores universitarios vinculados con la docencia e investigación del área de conocimientos en cuestión.

 

3 Nos referimos a la Fundación Centro Nacional para el Mejoramiento de la Enseñanza de la Ciencia, responsable del análisis cuantitativo de la encuesta en referencia.

 

4 Hasta el momento conocemos los informes de Ecuador  y Venezuela. En el caso nuestro, véase Arístides Medina Rubio et. al. (1999) La Enseñanza de la Historia para la Integración y la Cultura de la Paz. Santa Fe de Bogotá: Convenio Andrés Bello. En el caso de Ecuador, véase las mesas redondas registradas en  PROCESOS. Revista Ecuatoriana de Historia, Nº 13. II Semestre / 1998, I Semestre / 1999. Quito, Universidad Andina Simón Bolívar.

1.      Aranguren, Carmen (1997)  La Enseñanza de la Historia en la Escuela Básica. Los Programas de Historia de Venezuela en la Educación Básica: un análisis teórico, didáctico y psicopedagógico. Mérida: Consejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes, Ediciones Los Heraldos Negros.

2.      Aranguren, Carmen. “Estado actual de la enseñanza de la Historia de Venezuela en la Educación Venezolana”. En TIERRA FIRME. Revista de Historia y Ciencias Sociales. Nº 60. Año 15, Vol. XV. Caracas, Octubre – Diciembre, 1997. p. p. 615-624

3.      Carretero, Mario. “La mirada del otro”. En la Historia a Debate. CUADERNOS DE PEDAGOGÍA, Nº 268. Barcelona (España), Abril, 1998. p. p. 74-77

4.      CONVENIO ANDRÉS BELLO. (1999) La Enseñanza de la Historia de Venezuela para la Integración y La Cultura de la Paz. Equipo de trabajo encargado del informe por Venezuela: Arístides Medina Rubio, Luisa Rodríguez M., Jorge Bracho M., Virginia Morales J. Santa Fe de Bogotá, El Convenio.

5.      Briceño Iragorry, M.  et. al. (1998) Defensa y Enseñanza de la Historia Patria en Venezuela (segunda edición aumentada) Caracas: Fondo Editorial 60 años de la Contraloría General de la República.

6.      “Encuesta sobre Enseñanza de la Historia de Venezuela. Análisis Cualitativo y Cuantitativo”. En TIERRA FIRME, Revista de Historia y Ciencias Sociales, Nº 60. año 15, Vol. XV. Caracas, Octubre-Diciembre, 1997. p. p. 545-594.

7.      “Mesa Redonda: Diez años de la Nueva Historia del Ecuador: un balance”. En PROCESOS. Revista Ecuatoriana de Historia, Nº 13, II Semestre / 1998, I Semestre / 1999. Quito, Universidad Andina Simón Bolívar. P. p. 121-139.

8.      Medina Rubio, Arístides y  Bracho, Jorge. (2000) Nuevas Estrategias para la Enseñanza de la Historia en la Escuela Básica. Caracas, UPEL- Instituto Pedagógico de Caracas, Fondo Editorial TropyKos. (Seminario Inter.-universitario realizado en el Instituto Pedagógico de Caracas, del 22 al 23 de Febrero / 1999)

9.      Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. Aspectos propositivos del Proyecto Educativo. Caracas, Enero 2001.

10.  UNESCO (1998) Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el siglo XXI: Visión y Acción. EDUCERE, Nº 6. Año 3 / Julio, 1999.   p. p.8-13.

11.  Villegas, Silvio. “Una Propuesta para la Enseñanza de la Historia en la Universidad venezolana”. EDUCERE, Nº 4. Año 2, Octubre / 1998. p. p. 40-44.

12.  Villegas, Silvio. (2000) Para una escuela de Historia en el Tercer Milenio: una propuesta curricular. Mérida, Consejo de Publicaciones ULA.

13.  O. E .I . (2000) Enseñanza de la Historia de Ibero América. Currículo tipo, Guía para el profesor.